Manuel Torres

 

Nació en Marín (Pontevedra), en la Rúa da Calzada, el 17 de junio de 1901, su padre era maestro de obras, fue el segundo de tres hermanos, el más viejo se marchó para Brasil y el más joven estudió la carrera de Magisterio, consiguiendo el cargo de Director de la Escuela de Magisterio. Sus padres, alcanzaron una larga edad. Desde muy joven asiste al parvulario de monjas de la “La Inmaculada Concepción”, donde aprende las primeras letras, y a la edad de 7 años pasa al Colegio de San Luis Gonzaga, dirigido por el cura Don José Trasande, persona de la que el pintor guarda un grato recuerdo y al que dedicará algunas de sus obras.

Las primeras lecciones de dibujo, las recibe de Carlos Castuella Caracuel, hombre de vena artística y extraordinario calígrafo de la letra inglesa, por lo que con este influjo, a los 15 años hace un pseudo-collage, conjunto de hojas de delicada letra y dibujos a pluma, de mucha meticulosidad, que dedica a José Trasande, por su santo.

De 1914 se conserva un paisaje, mitad copia mitad ideado, donde su mayor preocupación era reproducir con fidelidad hasta el más mínimo detalle.

Año 1986, publica su libro “Do Meu Cartafol”. En 1987 Guillermina Soler escribe el libro que fue editado por el Servicio Central de Publicaciones de la Xunta de Galicia, Consellería da Presidencia, titulado “El Pintor Manuel Torres”.

 

Señorío de Bora

 

 

El 21 de abril del 1989 dona 77 de sus obras al Museo M. Torres.

En 1990, recibe la Medalla Castelao.

El 24 de marzo del 1992 abre las su puertas al público el Museo M. Torres, acto al que entre renombradas personalidades asiste el donante.

El 16 de mayo de 1992 fue nombrado hijo Predilecto de Marín por el Ayuntamiento.

En noviembre de 1992 dona ocho obras más de su reciente labor artística para el Museo Municipal M. Torres.

En 1993 la Asesora Artística de la S.A. de Gestión del Plan Xacobeo-93 y Comisario de la Exposición, Marina Toba Barrientos, solicita dos obras de Torres para formar parte de la Exposición de arte Gallego “Trazos y Caminos”, “Estampa cubista” (óleo en tabla de 1973) y “Mujeres” (óleo en lienzo de 1989).

En este mismo año la Xunta de Galicia adquiere una de las obras de Torres, que hoy está luciendo en el salón de estar de la Casa de la Tercera Edad de Marín.

También se pueden apreciar bastantes obras de este nuestro maestro en el Museo de Pontevedra y en el” Museo Municipal Quiñones de León” en Vigo.

En noviembre de 1994 donó para el Museo M. Torres el cuadro “Los niños comiendo pasteles” de Murillo, y el 11 de enero de 1995, deposita y luego dona a este Museo la obra titulada “El Hijo de la Landina”.

No se casó, vivió en la calle que lleva su nombre, participó en la vida social y cultural fundando con otros impulsores de la cultura el Ateneo Santa Cecilia, donde tuvo un magisterio sobre muchas generaciones. Al mismo tiempo mostraba, de vez en cuando, las obras que incansablemente iba haciendo.

El 10 de Mayo de 1995 fallece en su casa, y al día siguiente, a las siete de la tarde fue despedido por sus allegados, sus amigos y admiradores que acompañaron sus restos al Cementerio Municipal de Marín.